id-centenario

Centenario

«Iglesia de Dios (7º día)»

“Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra…”  (Lucas 1:1-2)

Dios es el Dios de la historia, quien se mueve a través de las personas, en medio de nuestros procesos humanos, quien se deja ver periódicamente en la vida de sus criaturas, para manifestar su gracia y bondad.

Dice la Palabra que, Dios siempre ha buscado mostrarse y encontrarse con el ser humano, (Hebreos 1:1-2)  a través de todos los medios posibles (Job 33:14-30), que  se despojó de su investidura (Filipenses 2:5-8), se vistió de ser humano, se encarnó de nuestra  propia carne (Hebreos 10:5),  caminó nuestros caminos,  recorrió nuestras veredas, se cubrió de nuestras ropas, se vistió de nuestra historia y nos revistió de la suya.

Dios nunca se ha quedado sin testigos fieles, que levanten su nombre en alto, que guarden su Palabra, que glorifiquen su nombre, hombres y mujeres fieles, pacientes, santos, “que guardan los mandamientos y la fe de Jesús” (Apocalipsis 14:12).

Al estar ante el umbral del primer centenario de nuestra Iglesia, le damos “Toda la Honra y Gloria a Dios y a Nuestro Señor Jesucristo” porque, por su compañía cercana a través de su Santo Espíritu, hoy podemos decir:

“Eben-ezer”

“Hasta aquí nos ayudó Jehová”

(1ª Samuel 7:12)

“Maranatha”

“El Señor viene”

(1ª Corintios 16:22)