YO SOY EL PAN DE VIDA

Una gran multitud sigue al Maestro, personas que han visto los milagros de sanación, no han querido dejarlo, caminan con Él, aun cuando no llevan provisiones. Y es entonces cuando el milagro portentoso de dar alimento a más de cinco mil con solo cinco panes de cebada y dos peces, sucede. Asombrados han visto recolectar doce cestas de pedazos de pan, como sobrantes de tan solo cinco piezas. Este hecho los tiene verdaderamente deslumbrados, de tal manera que su proclamación es la de reconocer que realmente están ante el profeta esperado (Juan 6:14). Jesús entiende que estos hombres pueden incluso arrebatarlo y proclamarlo rey, razón por la cual, se aparta de ellos al monte para estar solo.

La narración continúa en el capítulo seis del evangelio de Juan, mencionando la insistente búsqueda de estos hombres hacia el Maestro, incluso han abordado navecillas para llegar a Capernaum y encontrarlo. Sorprendidos de verle, y al no saber cómo ha llegado hasta ese lugar; pues no le han visto zarpar, interrogan al Señor, siendo éste, el preámbulo para la enseñanza hermosa del primer «Yo Soy» de Jesús, no sin antes hacerles una observación que es muy interesante de analizar.

Respondióles Jesús, y dijo; de cierto, de cierto os digo, que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os hartasteis. Trabajad no por la comida que perece, más por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del hombre os dará: porque a éste señaló el Padre, que es Dios (vv. 26-27).

Posteriormente añadiría: Y Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida: el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás (v. 35).

La profundidad del mensaje bendito de salvación, es el anuncio del pan de vida que trasforma nuestro ser completamente. Pan eterno que conduce a la vida que no perece y que nadie más nos puede dar, sino solo el Padre. La meta, creer que Jesucristo es el Hijo de Dios, el cual fue enviado para nuestra salvación, haciendo notar que las necesidades materiales son complementarias cuando lo prioritario es lo celestial.

El ser humano común se agobia por llevar el alimento a casa. El pan ha simbolizado, ahora y siempre, esa necesidad básica de alimentarse; sin él, poco a poco enferma y finalmente muere. Tal vez por eso, es el afán desmedido que algunos tienen para que no les falte el sustento, dedicándose enconadamente en obtenerlo, sin evaluar que las cosas más profundas, como son el vivir en comunión constante con el Padre celestial, son realmente las fundamentales y necesarias. El Pan de vida que es Cristo Jesús, nos hace ver que esa necesidad material pasa a segundo término cuando nuestra mirada está puesta en el reino de Dios que ha prometido por medio de su bendito Hijo.

Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas

(Mateo 6:33).

Siguiendo con el pasaje de Juan, los que siguen a Jesús argumentan que sus padres han comido el pan del cielo, refiriéndose al maná que Dios les dio en el desierto, siendo necesario para nuestro Señor Jesús abrir sus ojos, aclarando el verdadero significado de esto.

1. Moisés dio un pan que les permitió sobrevivir en el desierto. Dios en Cristo Jesús, nos da un pan que permanece para vida eterna, que nos permite sobrevivir a la muerte.

2. El maná fue suficiente para todo Israel, saliendo en su búsqueda, el pueblo encontraba su sustento, teniendo justamente lo que le era necesario. El Pan que es Cristo, da vida al mundo entero en todos los tiempos y está dispuesto para el que le busca. Ellos salían a buscar maná, hoy, el que le busque, puede hallar ese Pan de vida.

3. El maná saciaba el hambre. El pan del cielo transforma para desear más que el pan material, el pan espiritual, su palabra, su presencia en nuestras vidas.

4. El maná fue dado al pueblo cuando en el desierto no había nada que comer. Dios, en Cristo Jesús, provee la salvación, el Pan de vida es dado a la humanidad en un desierto espiritual, donde hay carencia de todo valor moral y total desconocimiento para seguir la voluntad de Dios, siendo la única forma de alcanzar la salvación.

Por eso este mensaje es de vida plena. El rayo de luz y esperanza es Cristo en medio de la total obscuridad y vacío que tiene la humanidad en todos sentidos. Él es el Pan en donde toda alma será saciada porque recibirá justamente lo que necesita. Así como el maná fue provisto por el Padre, así el Hijo de Dios es acercado a la humanidad por el mismo Padre quien en su soberana voluntad acercará a quienes han de ser salvos, solo por su infinita gracia, porque no hay merito humano que merezca salvación y resurrección en el día postrero.

Yo soy el pan de vida (Juan 6:48)

El anuncio final de esta declaración de nuestro Señor Jesús es figura de su propio ser en el nuevo pacto, Jesús es el pan sin levadura que simboliza su cuerpo, entregado para redención nuestra, siendo el sello de nuestra justificación en la cruz.

El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna: y yo le resucitaré en el día postrero. Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él. Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí. Este es el pan que descendió del cielo: no como vuestros padres comieron el maná, y son muertos: el que come de este pan, vivirá eternamente (Juan 6:54-58).

Al participar del pan en la Cena del Señor no solo recordamos que Él es el pan de vida, también llegamos a la más profunda reflexión de la muerte del santo de Dios que nos reconcilió con el Padre y, al mismo tiempo, celebramos su victoria en la resurrección, teniendo memorial de lo perfecto, puro e incomparable de su sacrificio que nos ha traído vida en abundancia y la promesa preciosa de un día estar con Él. ¡Alabado y Bendito sea Dios por siempre!

Fuente de consulta

• SBU (2000) La Santa Biblia Antiguo y Nuevo Testamento. (Versión Reina-Valera 1909). Corea: Sociedades Bíblicas Unidas.

OTROS ARTÍCULOS

DEPARTAMENTOS

  • null

    DEPARTAMENTO NACIONAL DE EVANGELIZACIÓN Y MISIONES

  • null

    DEPARTAMENTO NACIONAL DE EDUCACIÓN CRISTIANA

  • null

    DEPARTAMENTO NACIONAL PASTORAL

NOTICIAS RECIENTES

REDES SOCIALES

A %d blogueros les gusta esto: