Una doctrina que sana

Min. Josué Ramírez de Jesús

El conocimiento de la doctrina ha tenido gran relevancia en la historia de nuestra iglesia. Tan importante ha sido, que los primeros evangelistas fueron hombres y mujeres que se daban a la tarea de proclamar y defender la doctrina de la iglesia de Dios. La base del convencimiento de las personas estaba en la diferenciación de la doctrina de la iglesia en relación a otras denominaciones. Dicha diferenciación siempre se sustentó en apego al texto bíblico.

La doctrina se convirtió de esta manera, en un poderoso estandarte que representaba orgullo y seguridad en los predicadores. Hermanos de formación académica limitada, encontraron en ella la sabiduría e inspiración para predicar ante cualquier tipo de hombre o mujer, por más intelectuales que fueran.

Una primera y gran etapa en la vida de la iglesia estuvo centrada en la proclamación de la doctrina. Sin embargo, nuestra historia también da evidencias de varias controversias teológicas que culminaron en divisiones dentro de nuestra iglesia. Estas controversias tuvieron su origen en las diferentes convicciones teológicas; hasta el día de hoy, encontramos múltiples ramas o tendencias en el pensamiento teológico en las iglesias y en los creyentes.

Gracias a Dios y a la capacidad que ha tenido la Iglesia a lo largo de estos años, de reflexionar sobre sí misma; la orientación y el perfeccionamiento de la doctrina, así como de sus prácticas y liturgia, el efecto separatista de diferentes posturas bíblico-teológicas en virtud de su irrelevancia para la salvación y la práctica cristiana ha menguando progresivamente.

Queda claro que la doctrina tiene un impacto tremendo en la vida del creyente y de la iglesia. Y es que la doctrina afecta tanto al intelecto como a la voluntad humana. La doctrina no es meramente una lista de lo que afirmamos desde la perspectiva de la fe. La doctrina es, en efecto, la esencia de lo que vivimos y el corazón de lo que afirmamos fundamentados en la fe. La doctrina sirve al propósito de unirnos en aquello que creemos para establecer nuestra unidad en la fe.

Con el antecedente descrito ¿Cuál será la evidencia de que tenemos una sana doctrina?

Es importante pensar en esta pregunta, porque en nombre de una “sana doctrina” podemos caer en el error de contender y discutir sin ningún provecho (Tito 3:8-9).

La clave en la respuesta a esta pregunta está en comprender la connotación que “la doctrina” tiene en la Biblia. La doctrina no se puede entender de manera teórica en la Biblia, no son posturas acerca de la fe que se articulan sistemáticamente, tampoco se refiere a la enseñanza relacionada con las diversas interpretaciones de la Biblia. La doctrina en la Biblia es más bien un poder de transformación y curación humana (Marcos 1:27).

En la línea de Jesús, la doctrina de la iglesia ha de expresarse como autoridad sanadora, al servicio de la transformación del hombre, y no como doctrina oficial, recogida en documentos teóricos. En ese sentido ha de entenderse la doctrina de Cristo, que es la doctrina de los apóstoles (2 Juan 1:9, Hechos 2:42).

En las Cartas Pastorales la doctrina tiene calificativos importantes como:

«conforme a la piedad» (1 Timoteo 6:3; Tito 1:1)

«buena» (1 Timoteo 4:6)

«sana» (Tito 2:8)

La piedad (eusebeian) incluye una conducta conforme a las palabras y el ejemplo de Cristo (1 Timoteo 3:16, 2 Timoteo 3:12) es un término recurrente en las cartas pastorales; aparece al menos diez veces en ellas. El término es muy conocido en la literatura griega y en los Setenta como una expresión de reverencia por lo divino y respeto por la autoridad humana.

En contraste con los efectos dañinos de las falsas doctrinas, la sana doctrina está restringida a la sana conducta de las personas como señal de ortodoxia ante las herejías.

Queda claro que el sustento de las cartas pastorales, cuando refiere a la sana doctrina, lo encontramos en los evangelios: Mateo 22:33, Lucas 4:31-32, Marcos 1: 27, Mateo 15:8-9, Juan 7:14-18.

Como podemos ver, los evangelios ponderan la doctrina, particularmente de Jesucristo; aunque hablan de una doctrina expuesta con autoridad, y hablan también de mandamientos de hombres que se convierten en doctrinas.

En el evangelio de Marcos hay algo significativo, el evangelista no transmite el contenido doctrinal de la enseñanza de Jesús, sino un rasgo distinto: la palabra convertida en curación (Marcos 1:21-28). Contrario a la doctrina de los escribas que se sustentaban en discusiones eruditas sobre los antiguos escritos y sus enseñanzas (1:22). Marcos corta con esa línea, por eso ha interpretado la enseñanza de Jesús como contacto personal de liberación:

(a) Pues como había sanado a muchos, todos los que tenían plagas se echaban sobre él para tocarlo.

(b) Y los espíritus inmundos, al verlo, se postraban delante de él, y gritaban: ¡Tú eres el Hijo de Dios! Marcos 3:10-11

En estos versos vemos una clara correspondencia:

• Los enfermos realizan un doble movimiento: Acercarse y tocar.

• Los espíritus inmundos realizan un doble movimiento: Postrarse y confesar.

El evangelio de Jesús, su enseñanza y su doctrina se puede condensar en: sanar y liberar a las personas. Por un lado, demuestra una gran autoridad (le confiesan los demonios) y, por otro, tiene una inmensa cercanía, de manera que todos los enfermos vienen a tocarle, y al hacerlo quedan transformados.

La novedad de esa enseñanza no está en el plano de teorías, en nivel de contenidos conceptuales, sino en que ella puede interpretarse como una práctica que sana y libera. Es en la sinagoga donde los hombres se encontraban dominados por sus doctrinas y tradiciones ancestrales, incapaces de cambiar. Allí Jesús ha impactado con su fuerte novedad, al presentar el Reino de Dios ha dejado claro; no se trata solamente de decir, sino de hacer. Se trata de sanar y transformar la realidad de los demás.

Pasó el tiempo y surgió la Iglesia Cristiana, y la doctrina ocupo un lugar preponderante: Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones (Hechos. 2:42). Pero aquí, la palabra doctrina no es pasiva; es activa. La frase significa que persistían en escuchar a los apóstoles mientras enseñaban.

Uno de los grandes peligros de la iglesia es convertirse en una religión pasiva, que reflexiona más de lo que hace, o que mira hacia atrás en vez de hacia delante. Justamente la Misión de la iglesia es continuar la obra de Cristo en el mundo.

Al pasar de los años surgieron en la iglesia naciente, grupos y movimientos que distorsionaron la doctrina de Jesús, y cuestionaron incluso su autoridad y la de los apóstoles; prueba de ello es que Pablo y Juan deben exhortar a la comunidad: Efesios 4:14-15; 1 Timoteo 1:3; 1 Timoteo 4:16; 2 Juan 9.

Hoy tenemos el desafío de vivir la Doctrina de Jesús y hacer de ella una práctica transformadora; que libere a la gente que no sea una carga, que le proyecte vida-sanidad no apatía y letargo, que una a las personas no que la separe, que le provoque al crecimiento y la madurez, que le dé apertura y no cerrazón. Que nos mueva a vivir como Iglesia y no como una asociación religiosa.

Jesús nos ha enseñado en los evangelios que la doctrina hay que vivirla. Y un aspecto importante que no debemos olvidar de la doctrina es el aspecto sanador, el efecto positivo que provoca en la vida de las personas. Porque cuando el enfoque en la doctrina está por encima de las personas y la misericordia, cuando se centra solo en la letra y no en la acción, corremos el peligro de ser muy religiosos, pero no discípulos de Cristo. La Sana Doctrina es sanadora a quien la comparte y a quien la recibe. Cuidemos de no convertir a la doctrina en el centro de nuestra adoración, cuidemos de caer en una “doctrinolatría”.

Algunos piensan que la sana doctrina hay que defenderla, que hay que contender con quienes piensan diferente o hay que alarmar a los hermanos porque se está perdiendo. Pero debemos aceptar con humildad que cuando la Biblia habla de “Sana Doctrina” no se refiere a nuestro fundamento de fe; ni en su redacción actual ni en la que ha tenido a lo largo de los casi 100 años que tenemos como iglesia en México.

La sana doctrina se relaciona explícitamente con la enseñanza de Jesús y la enseñanza de Jesús tiene ciertas características y todas son positivas: sana, buena y conforme a la piedad. Esto determina toda nuestra creencia y toda nuestra práctica. La orientación que le debemos dar a nuestro fundamento de fe va en esa dirección, pues Jesús y el Evangelio son el corazón de toda nuestra reflexión teológica, pero también de toda enseñanza cristiana y siempre será la proclamación del evangelio la base del perfeccionamiento de la doctrina.

Referencias:

• Ramos, R. (1995). Historia de la Iglesia de Dios (7 día) en México.. México: La Verdad Presente.

• Pikaza, X. (2015). Gran diccionario de la Biblia. España: Verbo Divino

Más Artículos

REDES SOCIALES

A %d blogueros les gusta esto: