Consolidemos la fe en pareja

Por: Hna. Lilia Bertha González y Diác. Francisco Javier Turrubiates

Una parte del fruto del Espíritu Santo es la fe, todos los que hemos aceptado a Cristo y guardamos sus mandamientos, tenemos la seguridad de que su Espíritu vive en nosotros conforme a la promesa del Señor (Juan 14:16), por lo que en nuestra relación de pareja será un factor fundamental que contribuya a la preservación de nuestro matrimonio a través del tiempo.

La palabra de Dios nos dice: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1). Por lo que si nuestro matrimonio está cimentado en una fe viva, nos puede dar la certeza de que a pesar de lo que tengamos que experimentar, siempre estaremos confiados en que Dios nos guiará en esta gran aventura que es el matrimonio.

La experiencia de fe de Abraham y Sara.

Abraham y Sara su mujer vivían en medio de un pueblo idólatra que no conocía al verdadero Dios, sin embargo cuando Dios se reveló a Abraham diciéndo: “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré, Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición,…y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Génesis 12:1-3) Abraham salió con Sara dejando parientes, tierras y posesiones. No dudaron de las promesas de Dios, creyeron en su palabra, tuvieron la certeza de aquello prometido, aunque no lo podían visualizar y salieron a emprender un camino que al final sería de bendición. Sin embargo, para Abraham y Sara no todo fue fácil, encontraron obstáculos en donde su fe fue probada:

Hubo hambre en toda la tierra por lo que tuvieron que descender a Egipto por alimento, ahí la vida de Abraham y Sara peligraron, ella era hermosa y pudo haberla tomado Faraón y él podría haber sido asesinado; además cometieron el error de decir que eran hermanos. A pesar de ello, la respuesta de Dios llegó, hirió a Faraón y su casa con plagas, por lo cual ordenó que  “expulsaran a Abraham y a su esposa, junto con todos sus bienes” (Génesis 12:20, NVI), llegando a ser Abraham “riquísimo en ganado, en plata y en oro” (Génesis 13:2).

– La prueba de fe más fuerte que tuvieron, fue la posibilidad de perder a su único hijo en quien recaía la promesa, parecería que lo que Dios les prometió se diluiría con la petición del sacrificio de Isaac. Ellos ya no tendrían más descendencia puesto que Sara era estéril. Sin embargo la fe firme, fuerte y viva de Abraham le llevó a responder a su hijo: “Dios se proveerá de cordero para el holocausto” (Génesis 22:8) y Dios de nuevo respondió: a sus espaldas un carnero trabado en el zarzal. Abraham sabía lo que Dios había prometido: “… en Isaac  te será llamada descendencia; pensando que Dios es poderoso para levantar aún de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también lo volvió a recibir.” (Hebreos 11:18-19).

Las dos experiencias de este matrimonio nos enseñan que en los tiempos de necesidad, de carencias, de peligros, de enfermedades; y en momentos en donde incluso la vida del cónyuge está en peligro, a pesar de nuestros errores, Dios se manifiesta si tenemos una fe al nivel de sus promesas, como aquella que mencionó Jesús, del tamaño de un grano de mostaza, que en cada prueba va creciendo hasta ser como un árbol gigante que da sombra, frescura, tranquilidad a nuestra vida matrimonial en medio de las turbaciones y la certeza de un matrimonio de bendición.

La importancia de la fe en las crisis matrimoniales.

La pareja a lo largo de su vida matrimonial pasa por diversas etapas, cada una tiene sus bondades como también sus retos. Sin importar si tenemos un matrimonio joven, adulto, o en la tercera edad, seguramente en algún momento, circunstancias críticas pueden llegar a nuestras vidas.

En la actualidad podemos ser testigos de que para los jóvenes es muy fácil decir: «si no nos entendemos nos divorciamos». El matrimonio adulto podrían haber decidido estar bajo el mismo techo, sin embargo viven un triste divorcio espiritual; y en el matrimonio de la tercera edad, lo que puede prevalecer es la costumbre. Podemos decir que en estas situaciones lo que ha faltado es una fe viva, basada en la convicción de que Dios actuará en cada cónyuge para resolver nuestros conflictos y mejorar las condiciones de vida en la relación matrimonial.

La crisis de las enfermedades

En la vida matrimonial podemos pasar por diferentes crisis: la interferencia de la familia, las finanzas, matrimonios mixtos, el nido vacío, etc. Queremos referirnos a la crisis ocasionada por las enfermedades:

Qué impotencia y que tristeza se siente cuando el ser amado lleva sufriendo por mucho tiempo una cruel enfermedad. Cruel porque el dolor es insoportable; cruel porque sus fuerzas han mermado; cruel porque su cuerpo se consume cada día. Los médicos le han dicho “no hay nada más que hacer”.

Si la pareja está viviendo esta situación, es momento de echar mano de la fe, de la fe que sustenta, de la fe que da esperanza. Es el momento de juntos clamar y extender las manos suplicantes, reconociendo que nuestro Dios todopoderoso no permitirá que sufran más de lo que puedan soportar. Él es un Dios de grandes milagros. Los hombres dirán no hay más que hacer, pero Dios nos dice: Hay esperanza para ti.  Y aunque la respuesta fuera “no más” debemos comprender que en esta es también una respuesta. En su infinita bondad también responde: No más a tu sufrimiento, no más a tu dolor.  Tener fe también es aceptar que el Señor obrará conforme a su misericordia dándoles lo que es mejor.

La clave para mantener la fe en Dios, es siempre tener la seguridad de que Él quiere lo mejor para nosotros, es confiar que Él nos escucha cuando juntos lo buscamos en oración; sabiendo que el Señor nos guiará por el camino correcto; que nos ayudará a tomar buenas decisiones que nos protegerá y nos dará paciencia para saber esperar su respuesta, la cual llegará en el momento oportuno y conforme lo necesitemos. Confiar en el Señor trae paz en medio de la tormenta, “angustiados, pero no desesperados”. Si es esta su experiencia, tómense de las manos, lloren, consuélense el uno al otro, confiando siempre en que el Señor hará su obra en nosotros.

OTROS ARTÍCULOS

DEPARTAMENTOS

  • null

    DEPARTAMENTO NACIONAL DE EVANGELIZACIÓN Y MISIONES

  • null

    DEPARTAMENTO NACIONAL DE EDUCACIÓN CRISTIANA

  • null

    DEPARTAMENTO NACIONAL PASTORAL

NOTICIAS RECIENTES

Comunicado 27/05/2020

[vc_custom_heading text="A la Iglesia de Dios (7º día) en México." font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%230c090a"...

Comunicado 23/04/2020

[vc_custom_heading text="A la Iglesia de Dios (7º día) en México." font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%230c090a"...

Comunicado 31/03/2020

[vc_custom_heading text="A la Iglesia de Dios en Mexico sobre Covid 19 (31 marzo 2020)" font_container="tag:h2|font_size:25|text_align:left|color:%23012348"...

Comunicado 18/03/2020

[vc_custom_heading text="A la Iglesia de Dios (7º día) en México." font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%230c090a"...

REDES SOCIALES