Mejora tu relación con Dios

O.I. Sugey Zavala

A lo largo del tiempo escuchamos lo maravilloso que es tener una sana relación con Dios, los beneficios que trae para nuestras vidas cotidianas y para nuestra vida espiritual, incluso podemos ver a hermanos y hermanas que tienen un crecimiento impresionante en conocimiento de la Palabra y en los frutos que refleja el trabajo que hacen en el ministerio que desarrollan; muchas veces pensamos que ojalá pudiéramos tener las habilidades o dedicación que ellos tienen para también tener el mismo resultado o uno aún mejor, incluso podemos llegar a fantasear respecto a lo que se puede hacer mejor y cómo nosotros implementaríamos nuevas formas para tener mejores resultados. Sin embargo, nada es suficiente si no tenemos un tiempo diario para cultivar nuestra relación con Dios, esa que a nivel personal tienes tú con Él; no la que Él tiene contigo.

Tómate un tiempo para evaluar la forma en que sostienes esa relación, pregúntate ¿cómo defines tu relación con Dios? ¿Cómo la alimentas? ¿Cuál es el grado de confianza que existe? ¿Cómo la expresas? ¿Qué frutos tiene? ¿Cómo contagias a otros las ganas de tener una relación estrecha con Dios? ¿Qué evidencia ven otros de la relación que mantienes con Dios? Una vez que tengas las respuestas, te invito a que pienses de qué manera puedes hacer que mejore esa relación que mantienes con Dios.

Y es que, si somos brutalmente honestos no siempre estamos donde queremos y/o no con los resultados que queremos. Entonces, inevitablemente surge la pregunta: ¿Cómo puedo mejorar mi relación con Dios?

Cuando nos hacemos este tipo de preguntas, nos encantaría encontrar una receta que nos diera resultados inmediatos, sin embargo, aun las recetas de cocina requieren un tiempo de preparación, otro tiempo para que los ingredientes puedan soltar su sabor y estos a su vez puedan mezclarse para llegar al resultado deseado. Piensa en este tiempo de preparación, cuando te encuentres ante una situación en la que quieras resultados inmediatos y es que todo lo que nos edifica merece el tiempo necesario de preparación, el empeño para que aprendamos a hacerlo bien y posteriormente podamos disfrutarlo y compartir con alguien más. En fin, te compartiré algunas cosas que puedes implementar para establecer y mejorar tu relación con nuestro Creador.

1. Búscalo: preséntate tal cuál eres, Él ya te conoce y sabe quién eres, cuáles son tus peticiones y fortalezas, las debilidades y angustias que estás atravesando; sin embargo, Dios escucha la oración de sus hijos y actúa sobre los corazones que le buscan. Dobla tus rodillas, eleva una oración hacía Él cada día sin que esté cargada con una petición, sólo date la oportunidad de agradecer la vida que te da, la familia, los amigos, los hermanos, incluso las situaciones adversas que estás atravesando. Búscalo no sólo en momentos de indecisión, angustia o tremenda necesidad, alza tu voz a Dios cuando tengas las ganas de contarle a alguien la felicidad, emoción, impulso que te da el que algo esté saliendo bien en tu vida y reconoce que todo va dándose porque Él así lo permitió. También permite que esté a tu lado en los momentos de profunda soledad, tristeza o desaliento; háblale y busca su rosto en situaciones en las que sientas que la injusticia está llevándose tu voluntad de mantenerte de pie. Él siempre nos levanta, reconforta, sostiene y sustenta.

2. Establece canales de comunicación: permite que Él te dé respuesta a tus oraciones: peticiones, acciones de gracias, respuesta por algo que no tienes claro, etc. Escucha su Palabra, medita en ella y permite que alguien más te hable de Dios. Puedes escuchar predicaciones en YouTube, siempre bajo la lupa de 1 Tesalonicenses 5: 21-23: escuchemos, analicemos y retengamos lo bueno, dejando que Dios nos santifique a través de lo que estudiamos; escucha testimonios de quienes han vivido en carne propia una transformación luego que Dios los tocó; lee la biblia, cinco minutos diarios no son suficientes para leer la biblia, sin embargo, puede ser un buen inicio si no tienes el hábito de hacerlo y luego reflexiona la enseñanza que se encuentra en la porción bíblica que leíste; escucha música que esté llena del mensaje de salvación, música que edifique tu vida. Todo enseña, sólo basta que le des oportunidad a Dios de hablarte por medio de lo que estás viviendo.

3. Cuéntale a los demás de Él, estoy segura de que te sabes de memoria Lucas 6:45b (RVR) “…de la abundancia del corazón habla la boca”. No temas hablarle a los demás del amor que Dios ha mostrado y sigue mostrando en tu vida a cada instante; no tienes que preparar predicaciones super elaboradas para comenzar a hablar de Dios, de hecho es más sencillo de lo que piensas: cuéntale a tus amigos las cosas que haces con tu grupo de jóvenes, organízate con tu grupo local para ver una película con mensajes cristianos e inviten a amigos a compartir el momento y después platiquen de lo aprendido, agrega a tu play list y comparte cantos cristianos con tus amigos, organicen juegos o retas deportivas con amigos y jóvenes de la iglesia para que vean cómo compartir el tiempo en un ambiente limpio, es muy divertido.

4. Sé ejemplo presente de Su esencia. Jesús vino a servir con amor y humildad, tú también tienes la oportunidad de hacerlo en todos los lugares en los que te desenvuelves día a día y para hacerlo no necesitas más que voluntad de hacerlo. Dios te abre los ojos para que puedas ver la necesidad de otros y puedas llevarlo a cabo (Mateo 25:40). Sé mayordomo de la creación respetando espacios, cuidándolos y haciendo lo posible por conservarlos, ayuda a personas que no puedan cruzar rápido la calle, sé amable con quienes te encuentres en el camino, sede el asiento en el transporte, escucha a quienes quieren contarte algo, brinda palabras de aliento, sé sincero y empático con quienes te rodean, controla tu carácter, escucha el punto de vista de los otros y no quieras tener la razón siempre (porque no siempre la tienes), no discutas.

5. Permite que Él obre a través de ti. No tengas miedo de actuar y crecer en el ministerio de Dios; reconoce cuales son los dones y habilidades que Dios ha puesto en ti y ponlas en práctica, no dejes enterrado el talento que te fue dado, porque Dios te pedirá cuentas y frutos de tus dones (Mateo 25: 14-30), no permitas que por inactividad te sea retirado algo que fue preparado para que tú lo explotaras para provecho de la obra evangélica: si tienes el don de la música, de la palabra, del estudio, de la enseñanza, de la escritura, si las personas se te acercan en busca de consejos, palabras de aliento, etcétera; no te rindas, sigue estudiando y comprométete a dar lo mejor de ti a través de la necesidad del otro, pues ejemplo tenemos de que las cosas pueden hacerse desde nuestra condición humana (1 Corintios 12:7-11).

Identifica cuando lo que haces es por la fuerza y voluntad de Dios separando cuando es por fuerza y voluntad del egocentrismo que sólo nutre la banalidad, distingue el momento para que puedas ponerle doble esfuerzo y con ayuda de Dios domines la vanagloria y todo tu tiempo sea puesto a disposición de Dios.

El Señor no nos ha dado tareas imposibles de cumplir y es nuestro momento de ponernos en acción como muestra del agradecimiento que tenemos hacia Él por rescatarnos de la condición de indiferencia y comodidad en la que estábamos sumergidos.

Deseo con todo mi corazón que juntos como FJC nos levantemos y pongamos en marcha todos los talentos que tenemos para lograr que México se convierta en un país que restaure su relación con Dios a través de nuestro ejemplo.

Más Artículos

REDES SOCIALES

A %d blogueros les gusta esto: