EN LO PROSPERO Y EN LO ADVERSO

En lo prospero uy en lo adverso. El cristiano ante las dificultades.

«Cuando aprendemos verdaderamente que la vida es difícil, cuando lo entendemos y lo aceptamos, entonces la vida deja de ser difícil. Porque una vez aceptado, el hecho de que la vida sea difícil ya no tiene importancia», afirmó Scott Peck en su libro «La Nueva Psicología del amor».

A menudo, en el fondo del ser se encuentra el anhelo de que no existan problemas en la vida. La razón es que éstos, implican sufrimiento, provocan sentimientos desagradables, dolor. Si bien es cierto que, no todo en la existencia es adversidad, también es cierto que no todo es prosperidad. En el peregrinaje por la vida se encontrarán tanto momentos de felicidad y plenitud como momentos de desdicha e insatisfacción. Son esos momentos problemáticos, los que es necesario también asumir como parte de la vida.

En el ministerio pastoral, se encuentran estas dos realidades. Se viven momentos dolorosos y también momentos gratos. Un rasgo de madurez es el asumir estas dos caras de la vida como posibles, de tal manera, que, cuando sucedan, se enfrenten, ya sea para gozar y disfrutar (en el caso de lo grato), o para analizar y resolver (en el caso de lo problemático). Hacerlo traerá crecimiento, aprendizaje, fortalecimiento del carácter.

En la Biblia, encontramos numerosos ejemplos de estas dos realidades. Uno de ellos es el testimonio del apóstol Pablo. Sus cartas reflejan las bondades y los dolores que implica el ministerio. Él vivió la alegría del amor fraternal de sus hermanos filipenses, así como el cuestionamiento respecto a su apostolado por parte de un sector de la congregación en Corinto. Experimentó el gozo de ver la obra del Señor expandirse, y vivió el dolor de las persecuciones.

La vida de Pablo es un ejemplo de cómo afrontar las adversidades y disfrutar las bendiciones de la vida. En Hechos 20:17-38 encontramos un discurso que ha sido denominado por muchos como su testamento de fe. Él presiente que su muerte está cercana. Por eso, ante los líderes de la iglesia de Éfeso, llamados ancianos, realiza un recuento de su vida ministerial. Este emotivo discurso en Mileto contempla tres actitudes fundamentales que lo han guiado a lo largo de su camino de servicio al Señor:

La humildad. A veces, el que anuncia corre el riesgo de remitir todo a sí mismo, de juzgar la respuesta de las personas sólo según su particular criterio, de no asumir su responsabilidad cuando las cosas no salen según sus planes. Pablo, por el contrario, reconoce que ha servido al Señor con toda humildad, en las penas y pruebas.

Será la humildad la que permita asumir los propios errores cuando las cosas no van bien. La que posibilite la no personalización de los conflictos, de tal manera que se separe lo que son ideas y conductas de las personas en sí, asumiendo el propio criterio como una perspectiva de la realidad, pero no la verdad absoluta.

La entrega. La entrega del apóstol alcanzó los niveles más dramáticos en los momentos de persecución. No se limitaba a los momentos en que todo era a su favor. Era una actitud permanente, sobre todo, ante lo adverso, complicado y problemático que muchas veces fue el predicar a Jesucristo en su tiempo.

No es lo mismo ser entusiasta un día que hacer de la propia vida una ofrenda permanente para el Señor y su obra. El entusiasmo de un día puede provocar el aplauso y reconocimiento. La entrega de toda la vida tiene la eficacia del grano de trigo enterrado; en ocasiones será reconocida, pero otras no, sin embargo, dará fruto. Asumir el ejemplo de Pablo implica el total compromiso en la obra del Señor, en medio de cualquier entorno, sobre todo en los contrarios, comprendiendo que a veces habrá resultados favorables, pero por momentos no.

La fidelidad. La Misión está llena de riesgos, de cansancios, de búsqueda de compensaciones. El apóstol así lo asumió hasta el final. Es vital hacer propio el ejemplo del Pablo, pues para él, lo relevante y que daba sentido a su vida era cumplir el encargo del Señor Jesús: ser testigo del Evangelio, que es gracia de Dios.

A menudo, la fidelidad se confunde con el aguante. Como si se tratara de soportar una loza extremadamente pesada sobre las espaldas. Asumirla así produce agotamiento y frustración, detiene la creatividad y frescura. Pues más que aguante, la fidelidad implica resistencia, pasión, consistencia, congruencia, integridad, y amor en el servicio al Señor.

Así como el apóstol Pablo, tenemos otros testimonios de personas comprometidas hasta la muerte con la Misión. Uno de ellos es el del japonés Toyohiko Kagawa. «Él se formó en la Universidad Presbiteriana de Tokio y en el Seminario Teológico de Princeton (1914-1916), sufrió cárcel por defender los valores de Cristo con los más desfavorecidos, apoyando sus reivindicaciones laborales, viviendo pobremente entre los pobres (“Para trabajar entre los pobres tengo que ser pobre”: se le conoció como el “Santo de Shinkawa”, por haber trabajado en los barrios bajos de ese distrito), luchando por la paz en el fragor de su beligerante patria… Ecologista, antirracista, novelista de éxito (casi todas sus ganancias iban para los pobres), ensayista (escribió cerca de 150 libros), en vida se le nominó en dos ocasiones para el Premio Nobel de Literatura (1947 y 1948) y para el Nobel de la Paz (1954 y 1955)»1.

He aquí uno de sus poemas:

«Nunca diré

Que estoy ocupado:

Aquellos que ayudan

A los atribulados

Deben esperar siempre

Estar ocupados.

Cristo era tan asediado

Por las multitudes

Que no tenía tiempo para comer.

Él dijo: “Al que tiene,

Se le dará más.

Y al que no tiene,

Hasta lo poco que tiene

Se le quitará”.

Lo que quiere decir

Que si no usamos

Todos nuestros poderes

Los vamos a perder…

Entonces, también, el problema es

Que debemos hacer nuestro trabajo

De todo corazón;

No nos cansamos de hacer

Lo que nos gusta hacer.

Pero lo más importante,

Nuestro consuelo y fortaleza

Vienen solo cuando

Dios Mora en nuestras almas

Trabajando junto a nosotros»2

OTROS ARTÍCULOS

DEPARTAMENTOS

  • null

    DEPARTAMENTO NACIONAL DE EVANGELIZACIÓN Y MISIONES

  • null

    DEPARTAMENTO NACIONAL DE EDUCACIÓN CRISTIANA

  • null

    DEPARTAMENTO NACIONAL PASTORAL

NOTICIAS RECIENTES

REDES SOCIALES

A %d blogueros les gusta esto: